Golpes que hay veces que podemos evitar

Si eres de los que da muchos golpes a su coche o no para de rozarlo continuamente quizás haya llegado la hora de ver cuál es el problema. La verdad es que hay gente que puede pasar perfectamente una vida sin dar un solo golpe a su coche y eso nos extraña, si tiene cualquier tipo de golpecillo no es por culpa suya es por quienes van en babia pensando en yo no sé qué, y que al final acaban perjudicando a los demás. El uso del móvil suele ser lo que contribuye a que no se vaya pendiente y luego pase lo que pasa, nos dicen por activa y por pasiva que mientras que conducimos no se debe usar el móvil y la verdad es que hacemos caso omiso como si uno fuera con nosotros, claro, como cada vez que lo usamos no ha pasado nada, pues vamos a la ligera, hasta que llega un día en el que tenemos un buen susto y es cuando debemos ver cuáles son las consecuencias de nuestros actos.

Infringir las normas de seguridad vial, influyen no solo en nuestra propia persona sino en el resto de personas que salen a la calle al mismo tiempo que nosotros, por ello debemos hacer todo lo posible por cumplirlas a rajatabla, entre ellas podemos destacar, el moderar la velocidad dependiendo del tipo de vía en el que nos encontremos, respetar las señales de prohibido, ya que muchas veces nos tragamos las señales que da gusto, y no saltarse lo semáforos en ámbar porque si el otro hace lo mismo, tendremos que busca la ayuda de un desguace más pronto que tarde. Un golpe en el coche nos lleva de cabeza a tener que ir en busca de una solución efectiva, cuando somos nosotros los que hemos tenido la culpa y debemos arreglar nuestro vehículo, pareciera que escarmentamos, pero como las averías con los desguaces son más baratas, no es así sino todo lo contrario, además con eso de entrar en la web https://www.tudesguace.com/ y encontrar el desguace y la pieza que queremos parece importarnos muy poco los desperfectos que pueda tener nuestro coche, da igual que tengamos que ir en busca de un retrovisor o de unos faros de segunda mano.

En cualquier caso, para ahorrarnos disgustos y tonterías lo mejor que se puede hacer es seguir a rajatabla las normas de circulación.