¿Por qué debes cuidar las luces de tu auto?

Cuando piensas en cuidar tu auto, lo normal es asegurarte de cambiar el aceite, lavarlo una vez por semana y tener presente si la presión del aire de nuestros neumáticos es ideal, pero cuidar las luces de tu auto nunca ha sido una prioridad.

Sin embargo, ¿te has dado cuenta de que lo que evita los accidentes a media noche es la visibilidad que tengas tú de otros conductores y viceversa? Entonces ¡claro que es importante cuidarlas!

Y a continuación, te daremos muchos motivos para ello.

¿Por qué debes cuidar las luces de tu auto?

#1 Los focos de los autos envejecen.

Sí, así como lo lees, los filamentos de bulbos de los faros de tu auto pueden envejecer con el tiempo y es por dos factores principalmente: la exposición contaste al sol y su uso periódico.

Esto significa que, a medida que pasa el tiempo se vuelvan cada más frágiles y la calidad de luz que emiten se deteriora, sobre todo entre los 24 y 36 de su uso inicial.

Hay casos donde su envejecimiento puede equivaler a perder hasta el 30% de su intensidad, lo que, en una curva oscura, puede ser fatal.

#2 Un faro sucio o envejecido causa desequilibrios en la vista.

Esta comprobado que durante las horas de la noche la vista de los conductores habituales puede disminuir hasta la mitad y la agudeza visual hasta un 70%; esto hace esencial que el auto en el que circula tenga una óptima iluminación.

Pero, si descuidas pulir faros o mantenerlos limpios y reemplazarlos regularmente, uno puede iluminar más que otro, segando por completo al otro conductor.

#3 Desorientarás a tus ojos y a los de otros.

Si los haces de luz que emiten los faros de tu vehículo o los del vehículo que está frente a ti están desequilibrados las pupilas de tus ojos van a desorientarse, ya que un ojo estará recibiendo más luz que el otro.

Esto hace que te cueste identificar la ubicación de los vehículos y hasta los propios vehículos, pues podrías terminar confundiendo un camión con una motocicleta y creará problemas hacia donde se posiciona el vehículo para dejar pasar al otro.

Un consejo.

  • Limpia regularmente tus faros, y púlelos con habitualidad.
  • No conduzcas si sólo tienes uno de tus faros, asegúrate que ambos iluminen.
  • Al momento de reemplazar un faro, hazlo a pares, porque si no causarás desequilibrios visuales, porque el nuevo va a iluminar más que el viejo.

Y hemos llegado al final ¿qué te ha parecido? ¿prestarás más atención a cuidar las luces de tu auto ahora?