Consejos para el cambio de la bomba de agua

Mantener la temperatura óptima de funcionamiento en tu vehículo es básico, porque de lo contrario este podría recalentarse y dañar el motor. Para conseguir los mejores repuestos para tu coche debes visitar el despiece de renault, porque también encontrarás los mejores precios en tus repuestos.

Pero, es probable que no sepas cómo se cambia la bomba de agua y quieras hacer la reparación por tu cuenta. Por este motivo, aquí encontrarás el procedimiento que debes hacer para que el cambio sea completamente efectivo y no tengas problemas.

Pasos para cambiar la bomba de agua

Cambiar la bomba de agua puede ser muy fácil si llevas el coche al taller mecánico y allí se encargan de todo el proceso. Pero, el coste muchas veces puede llegar a ser de hasta 1000 euros, lo que hace que sea una reparación bastante costosa.

Por esto, es probable que quieras hacer el cambio de la bomba de agua por tu cuenta, y comprarla en un desguace por menos de 150 euros. Para hacer el cambio, bastará con seguir estos pasos fundamentales:

Baja la bomba rota

Es importante que bajes la bomba rota de tu vehículo, pero antes debes asegurarte de que esté completamente frío. Por este motivo, se aconseja dejarlo desde la noche anterior listo para hacer el proceso, preferiblemente elevado para que todo sea más fácil.

Comienza por el drenaje del líquido refrigerante, asegurándote de que salga la mayor cantidad posible. Desconecta las mangueras de la bomba de agua, y cuando termine de drenar el líquido refrigerante, debes quitar los tornillos de fijación para retirar la bomba del motor. Es crucial que limpies bien la zona antes de que comiences con el proceso de instalación para que no haya suciedad.

Instala la bomba de repuesto

Es el momento de proceder a la instalación de la bomba de repuesto, no sin antes verificar que sea del mismo modelo exacto que la que quitaste. Colócala en su lugar con los tornillos de fijación, y conecta las mangueras, asegurándote de que todo que de lo más ajustado posible.

Rellena el sistema con líquido refrigerante, y asegúrate de que no existe ningún tipo de fuga para encender el motor y purgar el sistema. Cuando hagas esto, rellena el faltante de líquido refrigerante, y deja el coche en reposo por lo menos durante 4 horas antes de volver a utilizarlo, y habrás terminado con el proceso.